Por Teófilo Benítez Granados, Rector del Centro de Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Criminológicas (CESCIJUC).

Ante un posible aumento de las fusiones y adquisiciones este año, destacan tres errores comunes que se presentan en la comunicación, como mensajes poco coherentes, narrativas poco nítidas y falta de planeación integral, entre otros.

Cuando una organización experimenta un gran cambio, existe mucha incertidumbre que puede perjudicar el éxito operativo futuro, como en el caso de las fusiones, adquisiciones e incluso alianzas estratégicas. Estas son las principales tres trampas a evitaren los grandes cambios empresariales:

  1. Fugas de información. Cuando las filtraciones se producen sin un plan para manejarlas, se corre el riesgo de perder el control de la narrativa para los empleados,  inversores,  clientes y otras partes interesadas.

Se requiere entonces establecer estrictos controles y pautas de comunicación para minimizar el riesgo de una fuga en primer lugar.  Una estrategia de filtración sólida incluirá un proceso claro de escalamiento y toma de decisiones, con mensajes elaborados y listos para ser enviados a los empleados y a las partes interesadas externas. Luego, si se produce una fuga, puede activar su plan de contingencia rápidamente y limitar las consecuencias.

  1. Centrarse solo en la justificación financiera. Generalmente se trabaja en la justificación financiera y comercial del acuerdo. Sin embargo, es importante contextualizar el mensaje para los empleados que temen perder su trabajo o no tener una oportunidad justa de ascenso. La comunicación temprana, frecuente y efectiva puede ser vital para obtener la aceptación interna y retener el talento.

Es esencial que la historia principal del acuerdo permanezca consistente, incluso cuando los mensajes se adaptan y contextualizan para cada audiencia de partes interesadas.

Además de los aspectos prácticos, los mensajes a los empleados deben incluir un elemento más personal, que responda a sus posibles esperanzas y ansiedades.

  1. Los vacíos de comunicación son peligrosos. Es poco probable que los empleados y los clientes esperen hasta el primer día para decidir qué piensan del acuerdo

Hay muchas cosas que puede comunicar durante este tiempo respetando plenamente las restricciones legales vitales. Se puede fomentar una mentalidad de estar listo para unirse mediante la comprensión de la información disponible públicamente sobre los productos y servicios de cada empresa. Puede establecer la credibilidad de los futuros líderes y tranquilizar a los empleados sobre el progreso que se realiza.

Mantener alineadas a todas las partes interesadas de una empresa, implica conocer qué se hace y para qué. Los vacíos de información generan incertidumbre y falta de alineación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *