Al reiterar que la reforma al Poder Judicial de la Federación (PJF) pone en riesgo de forma “tramposa” al país, el dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés Mendoza, hizo un llamado al gobierno para reconsiderar esta iniciativa que, dijo, “lejos de fortalecer el sistema de justicia, más bien podría afectar la independencia, imparcialidad e idoneidad en la impartición” de esta.

“La aprobación de una reforma que tramposamente implica la elección de jueces, ministros y magistrados a través del voto directo de la ciudadanía implica enormes riesgos como la politización de la justicia, la falta de experiencia de jueces y magistrados, además de la probable complicidad con la delincuencia organizada”, sostuvo el líder blanquiazul.

A través de un comunicado, Cortés Mendoza advirtió que la reforma al PJF afectaría gravemente el Estado de Derecho, así como podría en riesgo acuerdos y tratados internacionales de los cuales nuestro país forma parte.

Alertó que, de aprobarse este cambio a la Constitución, la justicia estaría politizada con a elección popular de jueces y magistrados ya que la selección de candidatos estaría en función de su afiliación política y la capacidad de ejercer la justicia de manera imparcial la dejarían para segundo plano.

“La falta de conocimiento y experiencia es un factor a considerar, pues podría llevar a la elección de jueces y magistrados que no cuenten con las habilidades y competencias requeridas para ejercer su función de manera efectiva”, sentenció.

Marko Cortés agregó que esta reforma provocaría que los candidatos a jueces “con tal de ganar” puedan pactar con grupos de la delincuencia organizada.

“Tal como lo ha señalado la agencia norteamericana antidrogas (DEA), lo que podría comprometer su independencia y objetividad en la toma de decisiones judiciales y poner la justicia en manos criminales”, detalló.

Otro punto negativo de esta iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador que destacó el dirigente del partido blanquiazul, es el de la elección directa de jueces que, en su opinión, implicaría cambios frecuentes en la composición de los tribunales, ya que podrían ser elegidos por períodos de tiempo limitados, lo que afectaría la estabilidad y continuidad del sistema judicial.

“La elección directa de jueces se daría en un contexto de conocimiento limitado por parte de la ciudadanía sobre el funcionamiento y los principios del sistema judicial, lo que podría generar una total falta de confianza en la justicia y afectar la legitimidad de las decisiones judiciales”, manifestó.

Por el contrario, expresó, existen áreas de mejora al Poder Judicial, pero todas estas deben fortalecerlo, buscar mecanismos que garanticen la independencia, imparcialidad y la idoneidad en la impartición de justicia.

“No podemos permanecer indiferentes ante un proyecto que socava la independencia judicial y debilita las garantías constitucionales, por lo que hacemos un llamado a la sociedad civil a informarse y a estar en alerta ante la eventual discusión y aprobación de una reforma dañina para el país”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *